HarryLatino

Regístrate y sé parte de la comunidad de fans de Harry Potter en español más grande del mundo. ¡Regístrate ahora!


Condiciones de usoPolíticas de privacidadAcerca de HarryLatino
Sábado 21 de febrero de 2004 - Publicado por HarryLatino 0 comentarios
Lanzamiento en Argentina
Fuente: HarryLatino
Ya salió y se agotó... 700 ejemplares de Harry Potter y la Orden del Fenix se venden por hora! Actualización permanente.
Aviso: Noticias separadas por imágenes.
Fuentes: Clarin.com / La Nacion / diariohoy.net / Cordoba.net / eluniverso.com / La Gaceta / Diario El Sol (Quilmes) / El Eco



En un hecho con pocos precedentes en el mercado editorial, cientos de chicos corrieron en las últimas horas a las librerías para asegurarse un ejemplar del último tomo de la serie de Harry Potter, creada por la autora escocesa J. K Rowling.

El libro "Harry Potter y la Orden del Fénix" se vendió, en la madrugada de ayer, a un ritmo de 700 volúmenes por hora. Todos los pronósticos apuntan a que los 70.000 volúmenes que distribuyó el Grupo Planeta en la Argentina y países vecinos se agotarán a mediados de esta semana, en medio del entusiasmo de los adolescentes.

Anticipándose a la masiva demanda, ya está previsto para los primeros días de marzo el arribo de otros 40.000 ejemplares, que llegarán en barco desde España, editados por Salamandra, propietaria de los derechos en español. Si bien los números de venta no son tan rutilantes como en el hemisferio Norte, la explosión juvenil no registra antecedentes recientes en las librerías porteñas.

Desde que comenzó la serie, en 1998, el fanatismo se expande en Estados Unidos y Gran Bretaña como una epidemia. Aquí, la pottermanía asoma como un virus más o menos controlado: en la madrugada del sábado, las tres librerías del shopping Alto Palermo, donde se programó la vigilia con diversas actividades, vendieron 600 ejemplares en una hora.

Desde entonces, el libro se compra con ritmo sostenido. "Se venden a razón de 20 libros por hora, por local", evaluó Juan Pablo Aizemberg, dueño de la librería Santa Fe, que el viernes atrajo a cientos de fanáticos.

Hubo familias enteras y fans de 5 a 82 años que, como Irma- una profesora de castellano jubilada, que hacía la fila junto a su marido y una amiga- esperaban poder zambullirse en la historia del número 4 de Privet Drive. En esa "prisión" en las afueras de Londres, que es la casa de los Dursley, comienzan siempre los libros de la saga. Y allí también está condenado a pasar los veranos el aprendiz de mago, de fama planetaria.

"Le quiero llevar el libro a mi sobrino que lo leerá... mañana, porque esta noche lo agarro primero yo", reveló Irma, inmune a cualquier prejuicio.

"Ya leí los cuatro anteriores, con igual o más interés que un chico. El libro me subyuga, primero por la recreación detallada y minuciosa del mundo fantástico. Después, porque los valores están muy bien plasmados. Harry podría ser engreído y petulante y, sin embargo, es un chico de una humildad ejemplar, que sabe ser muy buen amigo", contó a LA NACION.

Desafíos a fanáticos

A metros de allí, Adriana Mintz, una erudita potteriana, con un máster en literatura infantil y promoción de lectura de la Universidad de Castilla La Mancha, amenizaba la espera desafiando el conocimiento que sobre la saga tienen los fanáticos más chicos. Pero perdió por goleada.

- ¿Por qué Harry puede dialogar con una boa constrictor? -inquirió.

-Porque sabe parsel, el idioma de las serpientes -bramaron los chicos.

Minutos antes de ponerle el cuerpo a esa sinfonía de gritos, mezcla de entusiasmo exacerbado y erudición, Mintz dio su versión sobre el fenómeno. "Es el héroe que todo chico desea ser y vive las aventuras más fantásticas que todos los chicos también querrían experimentar. El libro está bien escrito, con personajes muy bien delineados. Rowling es una muy buena lectora y conocedora de la literatura inglesa y de la mitología. La clave del éxito es que supo crear un mundo paralelo fantástico muy verosímil. Y para los grandes concibió una historia que tiene la magia y la locura que los adultos buscan para escaparse de lo cotidiano", indicó.

Vendedoras, disfrazadas como hechiceras, con sombreros negros puntiagudos y con la cicatriz en forma de rayo estampada en la frente, reproducían en la cara de niños y adolescentes la marca distintiva de Harry, "regalo" del Innombrable o Lord Voldemort . En tanto, en la librería Yenny del primer piso, se sorteaba un muñeco de peluche de la serie cada 15 minutos.

Uno de los tocados por la varita de la suerte fue Lucas Valenti, de 9 años, que comenzó a leer la serie a los 6. "Con el déficit de lectura que hay, me parece extraordinario que haya un libro como Harry Potter que anime a los chicos a un hábito tan fundamental como la lectura", sentenciaba su papá.

De padres a hijos

Macarena Verde, de 14 años, acompañada por sus padres y su hermano, hacía una semana que había reservado el libro. "Había que venir hoy sí o sí", contó su mamá Paola, que también leyó todos los libros de Rowling.

"Empecé leyéndoselo a mi hijo más chico a la noche. Pero cuando se dormía, seguía yo. Me gusta porque es una lectura que compartimos todos en familia. Es un libro cautivante, lleno de suspenso, imposible de soltar. No me sorprende que el quinto, como dicen, sea un libro mucho más oscuro. En el cuarto, a Harry también le pasan cosas terribles y supongo que en un futuro le pasarán cosas aún peores. Pero está bien. Todo esto lo fortalece y lo hace crecer."

Los hijos de Luis Manescau estaban ayer de vacaciones en Miami, pero ante la salida del libro, el padre se sumó a la espera en la librería Santa Fe para que los chicos pudieran leerlo en castellano cuando vuelvan. "No me cuesta nada esta espera. El libro lo vale," opinó el papá, que también leyó los cuatro libros anteriores y espera poderle leerle éste en voz alta a su hijo más chico, Axel, de 3 años.

En el sitio Harrymanía, de Internet, Agustina y Mercedes Torres se enteraron de la muerte de uno de los personajes junto a la trama detallada del quinto libro. Igual su entusiasmo no mermó. "Rowling maneja el suspenso como nadie. Mientras leés, no tenés ni idea cómo termina la historia y de repente, en el capítulo 29, te hace además, un giro sustancial y todo se da vuelta. Por eso el libro no se puede soltar", señaló Mercedes.

"Al cuarto libro me lo leí en un día y medio", dijo Luciano Ortiz Ledo, que arrastró a su tía Elisabeth al shopping.

"Yo también leí los anteriores. Y la verdad, este libro me hizo volver a la niñez. Me hubiese gustado ser más chica para disfrutarlo más aún", comentó al lado de su sobrino.

Tras haber leído diez veces cada uno de las cuatro entregas anteriores, juntar cada centímetro de lo que se publica sobre Rowling y Potter y moderar un foro sobre el mago en Internet, Martín Vergara, de 15 años, también esperaba en fila su turno para comprar el ejemplar.

"Rowling es simplemente una genia", se entusiasmó. "Cada libro es mejor al anterior. Tiene muchísimo humor, las historias son fantásticas; están tan bien contadas y detalladas que te transportan a ese mundo del cual uno no quisiera irse jamás", contó.

Mitología griega

Sin ufanarse por su conocimiento milimétrico de la historia, el joven Vergara soltó datos curiosos: "El nombre del personaje Cassandra Vablatsky, la profesora de Adivinación que ha perdido toda credibilidad entre los alumnos de Howgarts, por ejemplo, está tomado de la mitología griega: Cassandra recibió de un enamorado Apolo el don de la clarividencia, pero como lo rechazó, éste la condenó a que nadie jamás creyera en ella".

"En cada libro, la trama se vuelve mucho más compleja, y aún más psicológica, en cuanto a lo que les toca vivir a los personajes", detalló Alejandra, una estudiante de Letras, de 21 años, que hojeaba otros libros en la librería Yenny.

A medida que se acercaban las 12 de la noche, la euforia y los nervios se hacían sentir. Las vidrieras de las librerías que estaban cerradas permanecieron con una tela negra que impedía cualquier atisbo de ese libro convertido en estrella. Un minuto antes, las voces mancomunadas de los jóvenes entonaron una cuenta regresiva. Exactamente a medianoche, se abrieron las puertas, y las manos de los jóvenes se cargaron de ejemplares.

Las cajas registradoras, atestadas a más no poder, empezaron entonces a escribir en números un capítulo sin precedente en la historia del mercado editorial local.



Se vende en la Argentina desde el primer minuto de hoy, y según pronostican libreros y editores, los primeros 70 mil ejemplares —que llegaron al país en un operativo colmado de secretos— se agotarán en menos de una semana.

El libro tiene 896 páginas, pesa 1 kilo con 114 gramos en su versión tapas blandas y está impreso en papel ecológico por expresa indicación de su autora, J. K. Rowling. La tapa muestra un clima mucho más sombrío que las ediciones anteriores y en ella se vislumbra a un Harry ya adolescente. La trama, según han comentado los críticos de la versión en inglés publicada el año pasado, es mucho más oscura y psicológica. Esta vez un personaje importante muere y la lucha entre el bien y el mal se vuelve constante. El malvado Lord Voldemor regresa con toda la fuerza y Harry —que tiene 15 años y un carácter más inestable— también tiene que luchar contra otros magos que no creen en el regreso del villano. La magia, deja de ser un arte para convertirse en un arma fundamental.

Ayer por la tarde, la histeria preventa logró contagiar a los vendedores de las librerías que permanecieron abiertas hasta las doce, para poder vender el libro desde la hora cero del día programado para el lanzamiento. Con anteojos redondos, capas y sombreros como los que usan los personajes de la saga, compradores y libreros hicieron de la vigilia un gran ritual de adoración a Harry, J. K. Rowling y la magia de Hogwarts.

En tanto en Internet los foros y páginas de Harry Potter en español estaban saturados, y apenas empezó a venderse en España —a las 20 de Argentina— comenzaron a circular en la Web fotos de la tapa y resúmenes de los primeros capítulos.

"Me estoy volviendo loca, ¡quiero tener ya el quinto libro!", contó a Clarín, entre excitada y nerviosa, Clara Argañaraz. Tiene 11 años, y se hizo fanática de Harry hace un año. Aunque su papá prometió acompañarla a las 12 a buscar el libro al Village Recoleta, fue tres veces durante el día a ver si ya estaba en vidriera. "Una vez que lo tenga no voy a salir de casa hasta terminarlo", juró.

En cambio, a Julieta Giordano, de 10 años, su abuelo Gustavo le preparó una sorpresa. Hace semanas reservó un ejemplar en la librería Capítulo 2 de Alto Palermo, que fue a buscar a medianoche para poder dejárselo en la almohada mientras duerme. "Quiero que lo encuentre cuando se despierte. Es súper fanática y hace meses que lo pide. Hasta que lo termine va a estar perdida", cuenta Gustavo.

Según explicó a Clarín Ignacio Iraola, gerente de comunicaciones de editorial Planeta —distribuidora local del libro que llega editado por Salamandra— hay tantas expectativas que ya se encargaron a España otros 40 mil ejemplares. "Es la primera vez que las librerías abren en horario especial para el lanzamiento de un libro y estos volúmenes de preventa", comentó.

Un breve sondeo hecho entre algunos de los principales puntos de venta es igualmente elocuente. En Yenny ayer tenían reservados 2.000 ejemplares, en Musimundo 1.200, otras librerías de menor tamaño alcanzaron a vender 200 ejemplares antes de que los libros llegaron a los locales. Además de estas dos cadenas, estuvieron abiertos a medianoche distintos locales de Librerías Santa Fe, Cúspide, la Boutique del Libro y Capítulo 2.

Para Jorge González, director comercial de la cadena de librerías Yenny, las expectativas de venta son muy grandes. "En los últimos días las preguntas han sido constantes y se percibe la ansiedad del público", comentó. Por otra parte, Gustavo Alvarez, de Musimundo, sostiene que los ejemplares que hay en el mercado local no van a alcanzar para responder a la demanda. "Quienes no lo compren ahora, tendrán que esperar hasta marzo, que es cuando llegará el próximo embarque", concluye.

El escritor Marcelo Birmajer contó también a Clarín que esta semana se emocionó muchísimo viendo las librerías colmadas de niños. "Me hizo acordar a una anécdota que contaba Julio Cortázar sobre los amontonamientos de gente que se producían en los muelles a la espera de los barcos que llevaban a Estados Unidos las novelas por entregas de Dickens", comentó.

[...]

El filósofo Fernando Savater, uno de los grandes entusiastas de la saga, sostiene en tanto que "lo importante es que son más de ochocientas páginas y sigue desafiando a la idea de que la gente, y los niños, no leen".

Y todavía queda pendiente el estreno mundial, el próximo 25 de junio, de la tercera película.






Muy lejos de la fiebre desatada hace unos meses en Gran Bretaña y en Estados Unidos, el lanzamiento de "Harry Potter y la Orden del Fénix", el quinto libro de la saga de la escritora escocesa J. K. Rowling, encontró anoche a las librerías porteñas con un aluvión de reservas recibidas en las últimas horas y una presencia de chicos que se fue incrementando a medida que llegaba la medianoche.

Muchas librerías, principalmente en los shoppings porteños, acompañaron la espera de los fanáticos del mago Harry con una artillería de actividades (sorteos, juegos, concursos). Otras optaron sólo por extender el horario de apertura de sus locales hasta las 2 de hoy.

La cita fue a la hora de las brujas: a la hora 0, la edición en español del quinto título de Rowling irrumpió en las vidrieras y estanterías. Los más fanáticos pudieron, así, descifrar el misterio de un volumen de 870 páginas. Las partidas, en paquetes de embalaje, cerrados y sellados, habían arribado al mediodía. Pero las instrucciones de la editorial Planeta fueron rigurosas: nadie podía ver ni acceder al libro antes de esa hora.

Ayer, se multiplicaron las señas y reservas. Muchos libreros coincidieron en que si bien el stock disponible contendría la demanda del primer día de ventas las previsiones eran que en "tres o cuatro días el libro va seguramente a agotarse", dijo Jorge González, gerente comercial de las librerías Yenny-El Ateneo, que ayer sorteó muñecos de peluche de Harry Potter entre la gente que esperaba en el local.

Mientras en la librería Santa Fe, Adriana Mint disertaba sobre hechizos, pociones y defensa contra las artes oscuras, los empleados de Capítulo 2, en el Alto Palermo, atendieron al público disfrazados como los personajes de la saga.

El interés de los chicos en las librerías no dejaba de reflejar cierto malestar por la demora con que llegó a nuestro país la nueva historia de Harry Potter, aparecida hace ocho meses en Estados Unidos e Inglaterra. Incluso, circularon por Internet cadenas de mails que sugerían no comprar el libro la noche de su aparición, en protesta por el retraso.



Harry Potter y la Orden del Fénix, el quinto libro de la serie, se comenzó a vender a partir de la medianoche en las principales librerías de la ciudad de Buenos Aires y del interior del país.

La Plata no fue la excepción ya que numerosos jóvenes se acercaron a las librerías, a la medianoche, para adquirir su ejemplar. Uno de los lugares más concurridos fue 7 entre 55 y 56.

Ignacio Iraola, de la editorial Planeta -encargada de distribuir la esperada edición de este quinto volumen en castellano de las aventuras de Harry Potter- informó que “hora a hora se suman nuevas librerías a esta movida que no tiene antecedentes en el país y que supera una simple estrategia de venta”.

En total se venderá una primera edición de 70.000 ejemplares, de los cuales 10.000 son en tapa dura, “lo que encarece su precio en diez pesos (49,90) y el resto en tapa blanda (39,90)”, explicó Iraola. Debido a la demanda, “ya hay en preparación otra edición de 40.000 ejemplares, aunque estamos pensando en reforzarla”.

La edición que ya se puede comprar en la Argentina tiene 896 páginas y pesa 1,114 kilos. Fue impresa en España porque, según explicaron en Planeta, sólo los talleres de imprenta españoles podían garantizar mantener en reserva los secretos de esta edición.

En Capítulo 2, en el shopping Alto Palermo, los primeros compradores participaban de un sorteo por un ejemplar de la primera entrega de la serie (en inglés), autografiado por su autora, J.K. Rowling, y además la librería organizó una semana especial para los fanáticos del aprendiz de brujo. Desde el próximo lunes hasta el viernes, a las 18, se desarrollará un ciclo de actividades didácticas, con inscripción previa, aptas para los fanáticos de la saga, destinadas a conocer y experimentar la magia de Harry Potter.

El programa es el siguiente; el día 23 (Bienvenidos a Hogwarts), 24 (Tarde de juegos Harry, “No apta para muggles”), 25 Taller de transformación “De muggle a Potter”, 26 (Sólo para expertos: “Torneo de los tres magos”) y el 27 (El Profeta busca nuevos talentos).

En el mismo paseo de compras, la librería Yenny’s sorteó un muñeco de Harry Potter cada 15 minutos entre los clientes presentes. Entre los locales de la cadena que abrieron sus puertas a partir de las 00.00 para la venta del libro figuraron los ubicados en el Patio Bullrich, Paseo Alcorta, Solar de la Abadía, Abasto y Galerías Pacífico, también en la localidad bonaerense de Avellaneda y en las ciudades de Córdoba, Salta, Mendoza y Bahía Blanca.

Por la locura que provoca en los fans, la editorial Planeta tuvo que contratar a una agencia de seguridad para resguardar y trasladar los 70.000 volúmenes a un depósito secreto cuya ubicación sólo conocían el presidente y el director comercial de la firma. Ahora, todos están al alcance de los fanáticos.[...]



En pleno centro de Córdoba, el primer minuto de hoy comenzó con la peregrinación de cientos de fanáticos que, desde varias horas antes, esperaban que saliera a la venta el quinto tomo de la saga de Harry Potter.

Tres de las principales librerías del centro, (Elka, El Mundo del Libro y El Emporio) consintieron la impaciencia de los lectores y abrieron en horario de trasnoche en simultáneo con miles de locales en Buenos Aires, México, España y toda Hispanoamérica.

La expectativa no tenía precedentes. Desde hacía un año, la versión en español de Harry Potter y la Orden del Fénix venía siendo prometida para al mercado hispanohablante y las sucesivas postergaciones no hicieron más que acrecentar la sed de los seguidores del niño mago.

En El Emporio (9 de Julio 182), hasta la tarde de ayer había un récord de 650 ejemplares señados y un cartel de conteo regresivo, instalado en la vidriera, daba cuenta de la ansiedad con la que se esperaba el último libro de la británica J. K. Rowling.

En este local, la cantidad de ejemplares disponibles llega a los 1200 y está previsto que se agoten bastante antes del 6 de marzo, día en que llegará desde España el segundo pedido y que en este caso será de 40 mil libros.


La primera edición en español del quinto libro de la saga de Harry Potter quedó agotada en el primer día de ventas en Argentina, con lectores que desbordaron las librerías en la medianoche del viernes.

"...tres, dos, uno, ¡ceroooo!", corearon al dar las 24hOO (03h00 GMT) unas cuatrocientas personas en la librería Santa Fe, en un centro comercial del barrio bonaerense de Palermo, con la música de la escuela de magia de Harry como fondo y mientras Juan Pablo Aisenberg, propietario del local, mostraba por primera vez un ejemplar.

"Por fin", exclamó Ana Paula (12), que en marzo iniciará el bachillerato y encabezaba la fila desde hacía cuatro horas.

Aisenberg dijo que desde julio han recibido reservas por unos 500 ejemplares de "La orden del Fénix", que aquí costó 49,90 pesos (17 dólares) en su presentación de tapa dura y 39,90 la de tapa blanda.

"Eso y este clima no dejan dudas de que vamos a superar todas las expectativas de ventas", añadió.

En el mismo centro comercial, idéntico ambiente embargaba otras librerías como Yenny y Capítulo Dos, al igual de decenas de otros establecimientos en Buenos Aires y las principales ciudades del país.

Capítulo Dos atrajo clientes con el sorteo de un ejemplar en inglés del primer libro de la saga autografiado por su autora, la inglesa Joanne K. Rowling.

Ernestro Skidelsky, director del comercio, atestiguó que nunca antes vio un fenómeno igual, aunque encontró una lejana similitud, con un público muy diferente, con el lanzamiento de "Sex", de Madonna.

Hubo muchos disfrazados entre los fanáticos del huérfano inglés que se movilizaron el viernes en busca de alguno de los 70.000 ejemplares puestos a la venta en Argentina, de los 950.000 que se produjeron para hispanohablantes.

En algunas librerías, maquilladoras con sombreros cónicos de bruja, decoraban las frentes de los clientes, grandes y chicos, con la característica cicatriz con diseño de rayo del personaje.

En una de las colas esperaba media docena de chicos con túnicas negras, como corresponde a los "muggles" (no magos), integrantes del "Club de Lectores de Harry Potter", cuyos miembros, presididos por Solange Carbajo (17), se reúnen mensualmente en la escuela "Manuel Belgrano", también de Palermo.

A ese colegio, casi un siglo atrás asistía un niño que también leía a autores ingleses, y que años después escribiría preciosas historias de laberintos, tigres, hombres inmortales y bibliotecas infinitas: Jorge Luis Borges.

Todos los mayores consultados entre quienes acompañaban a los más jóvenes, admitieron que esperarán que sus respectivos hijos o sobrinos terminen para enfrascarse ellos mismos en la lectura.

Los libros llegaron desde España, donde por exigencia de Rowling fueron impresos en "papel ecológico", y con un relieve especial en la tapa para dificultar las copias ilegales que plagaron las ediciones anteriores.


Cuando dieron las doce de la noche del viernes, en las calles céntricas de esta ciudad había inquietud. Los empujones y las corridas se mezclaban con las exclamaciones de alegría y los abrazos que los padres les daban a sus hijos. Después de varias horas de hacer cola y esperar pacientemente, los fanáticos de Harry Potter pudieron comprar el quinto libro de la saga que escribió la escocesa Joanne K. Rowling.

Como en las grandes ciudades del país, las principales librerías tucumanas abrieron sus puertas a medianoche para vender “Harry Potter y la Orden del Fénix“. Y para que la espera no se les hiciera tan larga a los niños, los adolescentes y los adultos que ansiaban comprar el libro, se organizaron distintas actividades en cada negocio.

En una librería ubicada en peatonal Muñecas al 200, se proyectó la película “Harry Potter y la Piedra Filosofal” desde las 21.30. “Queríamos hacer algo para que la fiesta fuera completa. No esperábamos a tanta gente, porque no sólo estaban los que querían comprar el libro sino también los que pasaron por la calle y se engancharon con la película”, contó la vendedora Carolina Frangoulis.

Con una capa negra más larga que ellos atada al cuello, anteojos redondos y un sombrero largo sobre sus cabellos rubios, dos hermanitos de 4 y 3 años dormían en los brazos de sus padres. “Ninguno de los dos sabe leer. Pero nosotros creemos que es importante incentivarles el gusto por la literatura desde pequeños. Por eso les leemos los libros todas las noche”, contó Ramiro Ulibarri Pereira, el papá de Evaristo y de Lisandro.

En una librería de 25 de Mayo al 100 la cola empezó a formarse a las 20.30. La primera en llegar fue Guadalupe. Ella tiene 14 años y cuenta que sus papás le dicen que está un poco loca. “A mí no me importa. En cada renglón de los libros de Harry Potter hay una nueva aventura, y eso me encanta”, le dijo a LA GACETA.

A medianoche apareció un niño vestido como el héroe de la saga. Las puertas se abrieron y cintos de chicos corrieron hacia el interior. Un empleado disfrazado de Harry fue el encargado de entregar el primer libro de la noche. Mientras tanto, los fanáticos se empujaban y gritaban para poder aprisionar las 896 páginas de hechizos.


Cuando se abrieron las puertas de las librerías, los chicos se abrazaron como si hubiesen hecho un gol. El lanzamiento del quinto libro de la saga de Joanne K. Rowling fue un éxito en Tucumán. Cientos de niños, adolescentes y adultos esperaron hasta la medianoche del viernes para comprar “Harry Potter y la Orden del Fénix”. De este modo, los chicos lograron desvelar una vez más a sus padres. Por decisión de la editorial Planeta, los libros llegaron a los negocios desde escondites secretos para evitar que se conociera la ilustración de la tapa. “Una señora dijo que ella había dejado una seña de $ 5 por el libro; pero que había perdido la boleta. Es una mentira porque no entregamos ningún comprobante por señas de ese valor”, contó una empleada. Los más de 400 volúmenes que llegaron se agotaron en medio de empujones, gritos y festejos.


El fanatismo que Harry Potter y la Orden del Fénix provocó en las librerías argentinas no tiene precedentes. Los 70 mil ejemplares que se pusieron a la venta desaparecieron casi inmediatamente, y quienes quieran acceder a las páginas de la quinta generación de la saga tendrán que esperar, por lo menos, dos semanas.

En La Plata el fenómeno tiene su propio rostro, y las cifras son por demás elocuentes. En una librería donde se reúne el club de fans de la obra de J.K. Rowling los ejemplares salieron como pan caliente. “Se vendieron 247 libros apenas abrimos” dice su propietario, Jorge García.

La totalidad de los libros se vendieron durante la mañana. Esa librería tenía unos 300 ejemplares que estaban reservados con anterioridad por los más fanáticos seguidores de la saga.

Como pan caliente

Esa demanda hizo que el título se colocara fácilmente en el tope de las ventas, con un ritmo de salida de “un ejemplar cada dos minutos”, algo nunca visto anteriormente por los libreros locales.

El mismo panorama se repitió en el resto de los locales que se anotaron para operar la salida del libro más esperado de los últimos tiempos. En una casa de Plaza Italia la totalidad de los ejemplares recibidos estaban encargados de antemano, por lo que no hubo lugar para los desprevenidos que se acercaron a último momento con la idea de conseguir su unidad.

Quienes no lo consiguieron en esta primera salida tendrán que esperar entre diez y quince días. Pero también deberán estar atentos, porque en ese momento llegará un “refuerzo” de España, para calmar las ansiedades. Se supone que esa remesa será relativamente escasa.

Para la segunda edición, que incluirá una tirada de 40 mil ejemplares, habrá que esperar más de un mes. Se calcula que recién llegará al país en abril.

Club de fans

Según García, el perfil de los lectores de Harry Potter es fácil de definir. Son, en abrumadora mayoría, preadolescentes. Jóvenes de entre 14 y 17 años que apenas abrió la librería de 7 entre 55 y 56 colmaron el local.

En ese lugar funciona además la sede del “club de fans” platense de la saga de J.K. Rowling. La lectura de las primeras páginas de la historia fueron motivo suficiente para que varios de sus integrantes improvisaran un “taller literario” para debatir sobre el devenir del protagonista, sus amigos y adversarios.




Sólo una librería vendió más de 360 ejemplares que comenzaron a ser reservados en junio. La librería abrió sus puertas el sábado a las 9 de la mañana y, pasadas cuatro horas, continuaba vendiendo el mismo libro. Para la dueña del tradicional comercio quilmeño se trataba de un día histórico: "Harry Potter y la Orden del Fénix", el quinto libro de la saga de la escritora inglesa J.K. Rowling, vendió más de 360 copias en un sólo día.

En rigor, el libro se vendió antes de que llegara al país. Nilda Ramos, la dueña de la Librería Ramos, explicó que "la edición entró agotada. Así como nosotros tuvimos que encargarla con mucho tiempo de anticipación, nuestros clientes comenzaron a encargar el libro en junio".

Si bien en la ciudad de Buenos Aires algunas librerías -especialmente las que funcionan en shoppings- permanecieron abiertas durante la medianoche del viernes, la librería Ramos lo hizo, como es habitual, a las 9 de la mañana "por cuestiones de seguridad".

Desde esa hora había cola. Muchos de los compradores, por supuesto acompañados por una persona mayor, llevaban el "uniforme" de Harry: sombrero y capa de mago, al igual que los empleados de la librería y los integrantes del fans club que montaron un puesto en la puerta para contagiar la manía por el libro.

Para la primera edición de la quinta parte llegaron al país 70 mil ediciones del libro que cuenta las andanzas de un Potter ya adolescente con una trama más oscura y psicológica que en las entregas anteriores. La autora prepara dos episodios más y está pendiente el estreno de la tercera película que despierta un entusiasmo similar al que genera el libro.

"Es una movida gigantesca -reconoció Ramos- no sólo por la compra del libro en sí mismo sino porque los chicos del club de fans estuvieron poniendo música y armaron una cosa muy linda".

Sólo en la librería Ramos se vendieron 368 libros que llegaron al país en dos versiones: el de tapa dura cuesta 49,90 pesos y el de tapa blanda, 39,90. Nilda Ramos reconoció que "nunca" se vio una cosa parecida en Quilmes: "la librería cumplió el año pasado 60 años, empezó con mis abuelos, mis padres y después nosotros. Nunca se vio un fenómeno igual, se compara a Potter con El Principito, sólo que este es un libro con varias ediciones, mientras que el de Harry es un fenómeno atípico porque ya es el quinto y hay permanentes reediciones de cada uno de los libros".

Tal es la devoción que genera la historia de Potter entre los más chicos que en la misma librería se agotaron el viernes las últimas ediciones del primero y del segundo libro, mientras que el tercero y el cuarto por el momento no se consiguen.

"El libro es bastante importante -tiene 896 páginas y pesa más de un kilo- y si uno mira la edad de los chicos, oscila de los 8 o 9 años hasta adultos porque hay fanáticos de todas las edades".

Para Ramos, la historia de Rowling "responde al tipo de literatura que el hombre de hoy quiere leer. Si bien tiene magia, que está presente en textos desde épocas ancestrales, Harry tiene lo nuevo, lo que podemos atribuir a la época que nos toca vivir a nosotros. Tal vez ése sea el secreto".

Al mismo tiempo, la autora "no trata al lector de tonto y creo que ése es el otro secreto. No es una lectura muy sencilla y sin embargo hay chicos que con ayuda del diccionario y de los padres se largan a leer".

-Si alguien quiere conseguir la quinta edición de Harry Potter ¿cómo tiene que hacer?

¿Hoy?

-Sí, hoy.

Hoy ya está agotada. Tiene que encargarlo para la segunda entrega, que va a ser a mediados de marzo, aunque no está confirmada la fecha. Hay que esperar...


El ritmo de ventas del nuevo "Harry Potter" no para desde el viernes a la medianoche. En las principales cadenas de librerías de Capital dijeron a Clarín que están vendiendo un promedio de 300 ejemplares diarios por sucursal, sobre todo en shoppings y avenidas comerciales donde los fines de semana hay más movimiento de gente. A este paso, calculan que a mediados de la semana se quedarán sin stock.

Ayer, ya no había largas colas para comprarlo, como sucedió el día del lanzamiento. Pero era continuo el ingreso de chicos, jóvenes y hasta abuelos que iban directo a las estanterías donde se exhibe el libro tan deseado: "Harry Potter y la Orden del Fénix", el último tomo de la serie creada por la escocesa J. K Rowling.

Para algunos el precio motivó cierto rezongo: con tapas blandas $40 y con duras $50. Débora Reales (19 años, estudia gastronomía) se fijó más en el sello grabado de la tapa que en su precio. "Lo esperé ansiosamente", suspiró con las 896 páginas en sus manos.

Alan Feler (12) lo compró el sábado y va por la página 100. "Voy tranquilo: ya lo leí en inglés". "Es un fenómeno único, en ventas y en la expectativa de los lectores", señaló Jorge Freytag, subgerente de Yenny de Alto Palermo. En el mismo shopping, la encargada de la librería Santa Fe, Patricia Bella, dijo que recibieron 500 libros y ya vendieron el 70%. En Cúspide informaron que la sucursal de Recoleta supera los 300 ejemplares y la de la calle Corrientes venderá más en la semana. Los primeros días de marzo llegarán al país otros 40.000 ejemplares.

La demanda es tal que opaca cualquier otro éxito de venta anterior. Los libreros mencionan "El Código Da Vinci", de Dan Brown, "Crímenes imperceptibles" (Premio Planeta 2003), de Guillermo Martínez, "Argentinos" (1 y 2), de Jorge Lanata o, más atrás, "Robo para la corona" de Horacio Verbitsky. Y coinciden: en los mejores momentos vendieron 30 ejemplares por día y por sucursal. La relación con el 5º tomo de "Harry Potter" es demoledora: 10 a 1.


Los libros llegaron desde España, donde fueron impresos en papel ecológico por exigencia de la autora, Joanne K. Rowling, y con un relieve especial en la tapa para evitar copias ilegales.
El fenómeno de la historia del niño aprendiz de mago se extendió por todo el país, sumándose a la repercusión mundial.
En Tandil, el lanzamiento se hizo simultáneamente el viernes a la medianoche, como estipula un convenio con Salamandra, el sello editor, que prohibió la venta hasta esa hora. Un dato que puede servir como testimonio: en el primer día de ventas, de las mesas de exposición de Librería Don Quijote solamente, se fueron cien ejemplares.
"Que hubiera que esperar a la medianoche del viernes, generó una gran expectativa, una angustia en chicos, adolescentes y aún adultos", confió su propietario, el experimentado librero Carlos Gastaldi. Consideró que "el fenómeno se da desde chicos muy pequeños, incluso que no saben leer y les tienen que leer el libro".
-Cómo fue la venta en relación a otros éxitos de librería?
-Fue el lanzamiento más grande que hubo desde que yo recuerde y que estoy en esta actividad. Incluso escuché que ayer el ministro Filmus dijo que bienvenido era Harry Potter. Ha despertado críticas, pero para mí es el libro que posibilitó que muchos chicos y jóvenes se acerquen a la lectura y a partir de ahí empezaron a leer. Creo que es muy positivo, más allá del entorno comercial que hay en esto. Aparte, no es un libro fácil porque tiene casi 800 páginas y tampoco es barato.
-Qué pasó el primer día?
-La emoción que vi cuando los chicos llegaban a comprar el libro, conmovía, porque se veía como que era algo muy preciado para ellos.
-Lanzó la venta a las 24?
-No. Pensé abrir a medianoche, pero hacía mucho frío y el sábado a las 8 ya había gente para adquirirlo. Realmente, que un libro despierte tanta ansiedad es extraordinario.
-Dada su experiencia como librero, a qué lo atribuye?
-Yo creo que la autora supo combinar la fantasía, ese mundo mágico que abstrae a los chicos de la realidad cotidiana. Los atrapa y ellos entran en ese mundo de magia. Además hay otros elementos: en total son siete libros y cada uno representa un año de estudio en la escuela de magia de Harry Potter. Y los chicos van siguiendo las secuencias como si fueran sus propios estudios, lo van continuando en segundo, tercero, cuarto año.
-Diría que no es solamente el boom editorial y publicitario?
-Lo es ahora, pero originalmente fue un fenómeno que nació espontáneamente, no fue algo armado. Esta mujer lo escribió, nadie se lo quiso editar al principio, hasta que un editor resolvió arriesgarse y fue el fenómeno que empezó a transmitirse de boca en boca, sin un marketing detrás. Eso vino después, como esto de que la venta no se podía hacer hasta la medianoche, luego están las películas y un montón de secuencias en otros libros similares a éste, porque los chicos terminan Harry Potter y siguen leyendo. Por ejemplo, han continuado con "El señor de los anillos", que es una obra más densa, no fácil de leer, pero se han enganchado y hay cierta similitud, tiene sus códigos y hasta un idioma inventado.
-La demanda de Harry se mantiene?
-Si, claro. Hay que considerar que el libro sale a fin de mes, cuando ya hay dificultades de dinero en la gente. Pero tenemos muchas reservas, además hay consultas y seguramente cuando la gente empiece a cobrar se intensificará esa demanda. Yo creo que el libro va a estar agotado para fin de marzo.


Como buen mago, el conjuro con el que Harry Potter encantó a niños, jóvenes y adultos hace que sea incesante el movimiento en los mostradores de las librerías, a casi una semana del lanzamiento del último libro de la saga del hechicero adolescente. Los ejemplares que llegaron a Tucumán están casi agotados y todavía son muchas las personas que quieren comprar “Harry Potter y la Orden del Fénix”.

De los 1.180 libros que llegaron a las principales librerías de la provincia se vendieron 860. Desde el viernes se venden aproximadamente más de 20 por día, según Carolina Frangoulis, de una librería. “La gente viene a la mañana, averigua el precio y vuelve a la tarde para llevarlo. A veces lo compran dos veces”, contó la joven.

Por su parte, y con sólo 60 ejemplares de los 480 que les envió Editorial Planeta disponibles, Cecilia Paz, empleada de otro negocio, aseguró que nunca, en la historia de la cadena, habían tenido tanto éxito de venta.
Son muy pocos los ejemplares del quinto libro de Joanne K. Rowling que todavía pueden comprarse en Tucumán. Y la nueva tirada llegará desde España (donde los imprimen) el 8 de marzo. “Las ventas no decayeron en ningún momento. Todos los días es igual: de tres tickets que entregamos, dos son por Harry Potter. Además se reactivó la venta del merchandising relacionado con el mago, como películas, muñecos y llaveros, entre otras cosas”, dijo Paz.

Algunos padres que el viernes festejaron la adquisición volvieron a las librerías. Pero ya no estaban tan contentos. Los ejemplares encuadernados con tapa blanda no están cosidos; simplemente los pegaron y las casi 900 páginas se escapan en cuanto se los abre. “La gente está un poco enojada y nos reclaman a nosotros, que no tenemos la culpa. Lo único que podemos hacer es recibirlo de vuelta y darles uno nuevo”, explicó Frangoulis.

Millones de razones

Tucumán no es el único lugar donde no quedan libros; la situación se repite en el resto del país. Según Editorial Planeta (la distribuidora en Argentina), de los 70.000 libros que se importaron ya se vendió el 80 %. La editorial facturaría unos $ 2,1 millones.

Aparentemente, Harry Potter no sólo ha hechizado a los niños y a los adultos sino que también parece haber encantado a la industria editorial. Ahora, esta se encarga de sacar a los chicos de los cibers para sentarlos a leer.

0 comentarios